Escribo cada día ¡y funciona!

Siempre he defendido la idea de que el mejor modo de posicionarse es escribir cada día.

Un día un cliente me dijo que no creía en ello.

Así que puso en mi la semilla de lo que un tiempo más tarde sería mi reto del post diario.

Como si de tener hijos se tratara después del primero llegó el segundo. Y así sucesivamente…

¿Hasta que me dije que por qué no hacerlo cada día?

Primero sólo quería escribir sobre temas genéricos como marketing, docencia, motivación, actic … aunque poco a poco me di cuenta que sería una buena idea convertir mi reto del post diario en una oportunidad para compartir con mis alumnos mis propios resúmenes de clase.

Así que poco a poco fueron naciendo las temáticas que conforman mi reto del post diario y los tutoriales web.

Sinceramente no sé si algún día me cansaré. En este momento he escrito 596 entradas (en serio).

Pero si tengo claro que el blogging está resultando en una estrategia de posicionamiento de marca y de tráfico mucho mayor de lo que jamás hubiera pensado.

¡Debo darle las gracias a aquel antiguo cliente!

Por cierto, ¡si te gusta lo que lees dímelo!

Balance sobre los resultados conseguidos y experiencias personales con el reto de un escrito diario de calidad. ¡De momento el blog sólo me ha traído cosas buenas! Pásate por mi web y ayúdame a continuar ;)...

No pasamos más de 60 minutos sin mirar algún conocido programa de mensajería instantánea. Según algunos estudios estadísticos miramos nuestro celular una media de 150 veces al día. ¡Con voz alta! ¡Con voz poderosa! ¡Somos unos yonkis de internet!...

Steve Jobs te diría que todas las mañanas te preguntes que harías hoy si fuese el último día de tu vida. Mientras lees estas líneas hoy ya es tarde. Pero te propongo que lo hagas mañana. ¿Eres feliz haciendo lo que harás hoy?...

Imagínate que te contratan una formación y que llegado el día descubres que un profesor que ha pasado antes que tu por el curso se ha extralimitado y ha explicado ya tu temario. No entraremos a valorar los motivos que pueden ser muchísimos. A veces justificados. ¿Qué haces?...

Si te dedicas a enviar adjuntos de 5 y 7Mb rápidamente te convertirás en el terror de la oficina. Si envías alguno con un peso de más de 10Mb entonces te ganarás alguna que otra enemistad. ¿Podemos hacer algo?...