X

El caso del contratista que timó al banco

0
(0)

Años atrás recibí una llamada de un bufete de abogados muy famoso preguntándome acerca de un documento que había publicado en mi sitio web.

Sin excesivas presentaciones me dejaron anodadado.

Más tarde supe que una empresa contratista de otra había usado la firma que se encontraba en una carta de recomendación publicada en mi web para falsificar una letra en un banco.

Lo que me dejó atónito. ¿De verdad era tan fácil estafar a un banco?

Desafortunadamente para el timador el desfalco fue importante y obviamente le pillaron y hubo pleito.

En mi caso no hubo consecuencias pero aprendí una lección importante:

Nunca publiques tu firma en internet.

A lo sumo, invéntate una que no tenga ningún tipo de validez.

Querido lector,

¿Alguna vez falsificaste algunas notas del colegio?

Si te ha gustado este contenido te animo a leerme mañana, como cada día, en https://francescricart.com/blog

¿Te ha gustado esta publicación?