X

El gato de mis vecinos

0
(0)

Las reuniones de vecinos son apasionantes.

En las reuniones de vecinos hay el que le canta las cuarenta al administrador de fincas.

El que está más cerca de la calle y le molestan las puertas de la comunidad.

El de al lado de las basuras.

El de la música alta.

Y luego todos compartimos algo: estamos hasta el moño del gato de mi vecino lindante.

El caso es que en las reuniones de vecinos también salen al patio todos los chismorreos.

Hoy he sabido que los propietarios del susodicho gato estaban de alquiler y que el nuevo arrendatario que llega no tiene uno sino 3 felinos.

Sin duda, la máxima expresión de que vale más malo conocido que bueno por conocer.

Lo explico porqué recientemente se ha dado la situación que una empresa para la que trabajé hace tiempo ahora requiere de nuevo mis servicios.

¿qué debería hacer?

¿responder sinceramente que no creo en las segundas partes?

¿aceptar pero subir mis honorarios?

¿hacer como si nada y entender que son circunstancias propias de los negocios?

Querido lector,

No tengo nada en contra de ningún gato hasta que se cuela en mi patio y abona mi huerto.

Valga la metáfora.

Si te ha gustado este contenido te animo a leerme mañana, como cada día, en https://francescricart.com/blog

¿Te ha gustado esta publicación?