X

Vigilar que el niño no se ahogue en la piscina

0
(0)

Cuando los niños empiezan a aprender a nadar sin ningún tipo de flotador los padres sufrimos.

Más aún cuando lo que prefieren es bucear y aún no saben sacar la cabeza del agua.

Hoy he jugado a que mi hijo saltaba desde la escalera de la piscina hacia mi, y progresivamente ganábamos distancia.

Siempre con el corazón compungido y los sentidos a mil.

¿se ahogará?

En mi mundillo profesional sucede lo mismo cada vez que entrego una web a alguien y debe aprender a usarla.

O cuando imparto una formación técnica y el alumno debe aprender a resolver problemas de forma autónoma.

¿lo conseguirá?

Todos aprendemos a nadar con más o menos gracia.

Una gran mayoría podemos gestionar una página web.

Todos somos capaces de aplicar la lógica para alcanzar retos.

Aunque como dice Emili Duró no hay nada peor que un tonto motivado, con actitud y confianza llegamos más lejos.

Querido lector,

¿tienes algún proyecto para el que necesitas llegar cada vez un poco más lejos?

Si te ha gustado este contenido te animo a leerme mañana, como cada día, en https://francescricart.com/blog

¿Te ha gustado esta publicación?