La dificultad de acertar a la primera

La dificultad de acertar a la primera

Con pulso templado mi padre se dispone agujerear la pared.

No se trata de un agujero cualquiera.

Del 8 y perforando hormigón.

Detrás suyo una cohorte de opinadores.

 – ¡Más arriba!

 – ¡Más abajo!

¿El resultado?

Tras tomar las medidas 2 veces y poner a todos de acuerdo la pizarra ha quedado colgada torcida.

Dirigir bien la broca

En muchas ocasiones todo el mundo nos aconseja como lo debemos hacer.

Hay demasiados ejemplos que demuestran que a menudo todos se equivocan.

Debemos escuchar a quién demuestra experiencia.

Todo el mundo sirve para opinar pero no todos para aconsejar.

Tampoco es tan grave

 – Ya te lo dije.

 – No escuchas.

En ocasiones no tiene sentido lamentarse por un error.

No vamos a agujerear de nuevo la pared.

¡Papá si lees esto mi opinión es que ha quedado genial!

¡Hola!

Querido lector,

Nunca vamos a contentar a todo el mundo.

Ser perfeccionista es bueno.

Sin embargo en ocasiones hay que aceptar los errores y seguir adelante.

¡Si te ha gustado este contenido te animo a seguirme en mi perfil de empresa de Linkedin!

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Valora sobre 5 estrellas esta publicación!

Puntuación media / 5. Votos:

Todavía no hay votos. Sé el primero en valorar la entrada.

Si te ha gustado este contenido...

¡Sígueme en las redes!

Vaya, parece que hay puntos a corregir

¿Me ayudas a mejorar?

Francesc Ricart
hola@francescricart.com

Aprender y enseñar. Enseñar y aprender. En el ámbito docente soy docente ocupacional. En el ámbito profesional consultor web. Ofrezco servicios de mejora continua y mantenimiento web. ¿Qué quieres aprender hoy? Encontraréis más acerca de mi en la página sobre mi

No hay comentarios

Escribir un comentario

  Acepto la política de privacidad

Responsable: FRANCESC RICART MUÑOZ.

Finalidad: Gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.

Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.