Una cicatriz difícil de curar

Una cicatriz difícil de curar

Los impagos nunca son del agrado de nadie.

En propia carne dejan una cicatriz difícil de curar.

Aún terminando a buenas, la relación cliente proveedor se resiente.

Un impago puede deberse a muchas circunstancias.

Incluso puede ser culpa de la parte contratante.

Lo cierto es que nunca dudo de la buena fe de nadie.

En mi caso, hoy se hizo justicia.

Un impago finalmente dejó de serlo y me siento aliviado de por fin cobrar lo justo y merecido.

Aunque me sabe mal por el tiempo perdido y los recursos innecesarios desperdiciados.

No fue mi culpa ni la suya.

¡Una lástima!

Querido lector,

¿has sufrido un impago alguna vez?

Si te ha gustado este contenido te animo a leerme mañana como cada día en https://francescricart.com/blog

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Valora sobre 5 estrellas esta publicación!

Puntuación media / 5. Votos:

Todavía no hay votos. Sé el primero en valorar la entrada.

Si te ha gustado este contenido...

¡Sígueme en las redes!

Vaya, parece que hay puntos a corregir

¿Me ayudas a mejorar?

Francesc Ricart
hola@francescricart.com

Aprender y enseñar. Enseñar y aprender. En el ámbito docente soy docente ocupacional. En el ámbito profesional consultor web. Ofrezco servicios de mejora continua y mantenimiento web. ¿Qué quieres aprender hoy? Encontraréis más acerca de mi en la página sobre mi

No hay comentarios

Escribir un comentario

  Acepto la política de privacidad

Responsable: FRANCESC RICART MUÑOZ.

Finalidad: Gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.

Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.